961 608 511 687 716 386

Así empezó todo.

07-04-2014

Así empezó todo.

No hace tantos años se consideraba al anciano como la persona sabia a la que recurrir en caso de necesitar consejo, una costumbre inteligente, que ha durado durante siglos y...

Read more

Sigue nuestro bolg

Suscríbete para seguir todas las novedades de nuestro blog
Términos y Condiciones

Blog

Cuando un amigo se va.

cuando un amigo se va

Selegna se ha convertido en una gran familia compuesta principalmente por sus residentes, sus familias y los trabajadores.

Por ello, cuando fallece un residente deja en todos nosotros un doble vacío: el suyo y el de sus familiares con los que hemos compartido el día a día. Si además es un residente que lleva mucho tiempo y con una familia implicada al cien por cien en Selegna, la falta es mayor.

 

Hace poco nos dejó Amparo, una residente muy querida, y su hijo Alfredo y su nuera Rosa nos han querido dedicar unas palabras:   

Estimada familia Selegna:

Os llamo así pues es como me siento, y me gustaría aclarar el por qué de mi sentimiento.

Durante 4 años he convivido con vosotros a través de mi madre, residente de Selegna, y no quisiera dejar de expresar la tranquilidad que me produce llamaros así. Me he sentido en familia pues mi madre ha sido cuidada, mimada y arropada cariñosamente como tal. Me habéis procurado cuidado incluso para mi bienestar físico y mental (GAM) con consejos de todos y para todos que me han ayudado a ir al ritmo de la enfermedad de mi madre.

Me encanta la metodología que usáis para llevar a la familia Selegna a buen puerto, aún más a excelente finalidad. El cuidado como se llevan las cosas, la meticulosidad del detalle para cada una de las situaciones, el cariñoso ambiente......todo es lineal, ideal , casi perfecto. La solución a los problemas con exquisita  inmediatez . Ese pasillo especial y especializado (UCE) en donde solucionan casi todo, con sus habitaciones especiales y vigiladas permanentemente por profesionales. Que tranquilidad nos da ......Ninguna otra residencia, que he visitado, tiene esta innovadora solución.

Antes de llegar a Selegna vimos otras residencias pero tanto mi madre como nosotros nos prendamos de esta. Huele a casa, a limpio, a familia....Ahora no me importa decir bien alto ,que para mi, es la mejor. Mi experiencia me hace ser justo y, sin ser perfecta, pues nadie lo es, puedo decir que los ángeles están dentro de ella.

Os doy las gracias y se que TODOS y TODAS sois los mejores cuidadores que se pueden pedir para nuestros seres queridos en esta fase tan importante de nuestras vidas.

Ánimo Selegna, desde el momento que traspasas la puerta algo cambia dentro de ti y ello te hace estar entre los tuyos. Han pasado cuatro años y Selegna ha crecido el doble y esto no ha mermado prácticamente en nada la atención, pues habéis sabido adaptaros y planificar esta situación con excelentes profesionales. Seria muy largo nombrarlos a todos pues muchos la hacen ser como es y a ellos va mi agradecimiento. Adelante, lo estáis haciendo fenomenal y difícil es expresar mi enorme gratitud.

 

Hasta siempre. Pues es muy difícil olvidaros... FAMILIA. Os queremos mucho

Alfredo

 

Hace unos cuatro años nos vimos en la necesidad de ingresar a nuestra madre en una residencia; momento difícil por la responsabilidad que llevaba nuestra decisión. Después de un largo recorrido llegamos a Selegna , cuando entramos nos quedamos impresionados por el inmenso algarrobo, la sensación de tranquilidad que se respiraba, la amabilidad de las personas que nos recibieron, la información que nos dieron y sobre todo la UCE. A nuestra madre le encantó y se integró rápidamente con la ayuda del personal de Selegna. Poco a poco fuimos conociendo el funcionamiento y nos dimos cuenta que lo que nos había impresionado en un principio, era bueno pero....no lo MÁS: porque lo realmente importante era el cariño, el trato y la dedicación de todas las personas que trabajaban en la residencia, no solo hacia nuestra madre sino a todos y todas los residentes. Enseguida nos integramos como familiares y desde ese momento hemos participado en todas las actividades que nuestra nueva "familia" nos proponía. Empezamos a empatizar con el personal del centro pero también con los residentes y hemos vivido con todos experiencias maravillosas. Es más ya todos tenían nombre y empezaron a formar parte de nuestra familia. Aprendimos a quererlos, a escucharlos, a entenderlos....pues así nos lo habíais enseñado. Fueron pasando los años....y los últimos días de nuestra madre han sido toda una lección para nosotros, nos hemos sentido apoyados , comprendidos y respetados; los hemos vivido con una paz interior y unos sentimientos y emociones difíciles de describir.

Queremos desde aquí dar las gracias a la dirección, administración, trabajadora social, animadora, psicóloga, fisioterapeutas, terapia ocupacional, medico, enfermeras, auxiliares, atención al publico, personal de limpieza, cocina, mantenimiento......etc., por el empeño que ponéis todos los días en vuestro trabajo. Queremos pediros que no nos olvidéis pues nosotros no lo haremos. Siempre que nos necesitéis acudiremos y lo haremos encantados. " Cuando digáis ven, lo dejaremos todo".

Hasta siempre

Rosa

PD: Ahora nos damos cuenta que acertamos plenamente con nuestra decisión y seréis nuestro punto de referencia de la misma manera que habéis demostrado, siempre, vuestro sello de identidad.

C/ Cruixidell, 2 • Urb. Torre en Conill • 46117 Bétera (Valencia)

Teléfono 687 71 63 86 / 96 160 85 11.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información visitando nuestra Utilización de cookies.

Acepto las cookies de este sitio