961 608 511 687 716 386

Así empezó todo.

07-04-2014

Así empezó todo.

No hace tantos años se consideraba al anciano como la persona sabia a la que recurrir en caso de necesitar consejo, una costumbre inteligente, que ha durado durante siglos y...

Read more

Blog

El baño en el mar

Durante muchos años cuando los valencianos del centro de la ciudad, que querían ir a tomar el baño al mar, acudían a la playa de las Arenas, donde había un espléndido balneario del mismo nombre y un montón de merenderos y casetas de baño instalados sobre la misma arena

Aunque era la zona mas cercana y preferida, no tenemos que olvidarnos que teníamos otras playas a las que ir con el tranvía o el trenet desde otros puntos de Valencia.Desde Nazaret hasta la Patacona había diferentes barrios que se diferenciaban entre si, por su forma de vida y costumbres, primero estaba Nazaret, al otro lado del puerto, se llegaba a ella por "el camino de las Moreras" y tenia una pequeña playa con merenderos de los mismos pescadores, donde estaba, el balneario de Benimar, un centro de reunión social de la época. Toda esta playa desapareció con la ampliación del Puerto de Valencia.

Luego venía la zona de la Malvarrosa donde estaba enclavado el sanatorio de la Malvarrosa para niños con polio, que tan bien representó Sorolla en sus cuadros y donde era muy habitual ver como sacaban a los niños al sol para mejorar de la enfermedad, el Cabañal-Cañamelar este ultimo era una zona totalmente dedicada a la pesca y por ultimo la Patacona, aunque esta, ya perteneciente a Alboraya, que por entonces era zona Industrial, aunque tenia una pequeña playa que disfrutabamos poco los valencianos de la capital.

Las familias acudían a la playa para pasar el día y refrescarse con la brisa del mar, además muchos se llevaban la comida. Había un montón de personajes en la playa que hoy han desaparecido, como el fotógrafo ambulante con cámara instantánea que iba recorriendo la orilla con un carrito. El señor que vendía “coquis”, eran unos cucuruchos con una espuma de merengue de colores muy llamativos, que llevaba en una bandeja en alto gritando “al rico coqui”. Tomar el sol no estaba de moda y nadar, sabían muy pocos.

Cuando se adentraban en el agua,  lo máximo a donde llegaban era hasta que el agua les cubría la cintura, muchos de ellos iban provistos de corchos y los más jóvenes usaban cámaras de rueda de camión a modo de flotadores.

El vestuario/traje de baño para las mujeres debía de ser de tela de buena calidad, no transparente, que cubriese el cuerpo sin ceñirlo, y  haciendo especial incidencia en los escotes y largos de los pantalones. Los hombres llevaban bañadores con peto de tirantes.

Quedaba terminantemente prohibido tumbarse en la arena, sólo podías sentarte con la debida compostura y había que llevar un pantalón o falda para cuando salieras del agua, ya que el bañador era estrictamente para meterse en el agua. La guardia civil patrullaba por las playas y castigaba a los que no cumplieran las normas de decoro.

En 1952 las cosas empezaron a cambiar y Pedro Zaragoza, alcalde de Benidorm permitió el uso del biquini en las playas, emitiendo un decreto que sancionaba a aquellos que insultaran a las que los usaban.

Cómo ha cambiado todo!.

Hoy en día el vestuario de los chicas y chicos para ir a la playa dista mucho de la ropa sujeta a las estrictas normas de los años 50, el top less es de uso habitual en prácticamente todas nuestras playas. Encontrar una playa con poca gente es prácticamente imposible… Todo está masificado,  es muy difícil poder ocupar un buen sitio en primera línea, a la orilla del mar, donde poder instalar tu sombrilla y toalla.  

Pese a todo hoy igual que hace 60 años sigue siendo la oferta más barata de ocio para la familia.

 

C/ Cruixidell, 2 • Urb. Torre en Conill • 46117 Bétera (Valencia)

Teléfono 687 71 63 86 / 96 160 85 11.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información visitando nuestra Utilización de cookies.

Acepto las cookies de este sitio